Evitar fallos catastróficos

Tirando de un barco fuera del agua para las reparaciones es una llamada de atención costosa para las empresas de origen marino, especialmente cuando el daño se puede prevenir. Una empresa en la Florida perdió casi $100,000 en piezas de recambio, reparar los cargos y pérdida de productividad para atracar un barco seco después de un motor hidráulico sufrió un fallo catastrófico. La compañía utilizó este gasto como un catalizador para mejorar su programa de análisis de fluidos.

Lea el estudio de caso completo